Descargar | Imprimir

La búsqueda de la salud

La búsqueda de un hombre para darle un sentido a su vida, su búsqueda de la verdad, comenzó con un barril de manzanas.

Dice: “Me preguntaba por qué una manzana podrida, puesta en un barril de manzanas sanas, haría que las manzanas sanas se pudrieran, mientras que una manzana sana puesta en un barril de manzanas podridas, no haría que todas las manzanas podridas se sanaran”.

También me pregunté por qué un hombre infectado por la viruela, cuando se le deja suelto en una reunión de gente sana y saludable, haría que, por su mera presencia, muchas de las personas sanas enfermaran, mientras que un hombre sano caminando por un hospital de enfermos no haría, por su mera presencia, que las personas enfermas se recuperasen.

Sin embargo, un día dejé de preguntarme y examiné la llamada manzana sana, y descubrí que no era sana. Sabía que el tendero diría que estaba equivocado, que no veía ningún defecto. Incluso podría demandarme por mentir si persistía en difundir el rumor de que vendía manzanas que no eran perfectas. Pero si él insistiera y me presionara para obtener pruebas, yo lo demostraría.

Le pediría que mirara más allá de la manzana hasta el tallo. Allí, en el punto más vital y crucial de todos, encontraría que la manzana se había arrancado de su vid madre; se la había separado desesperadamente de su fuente de vida, y por lo tanto se pudriría finalmente.

El hombre fue a descubrir uno de los hechos más verdaderos de la vida, que nada, tanto si es fruta o verdura como si es el hombre mismo, cuando se separa de su fuente de vida, permanece sano o salvo.

Nosotros también somos como esa manzana porque todos estamos separados de nuestra fuente de vida; estamos separados de Dios. Necesitamos reconectarnos a nuestro sistema de soporte vital; de lo contrario, nosotros también pereceremos.