Descargar | Imprimir

El mundo se ha detenido por completo

El mundo se ha detenido por completo.

Baba Ji nos ha dicho que aprovechemos al máximo el tiempo actual. Sigamos el consejo de Baba Ji y utilicemos este tiempo para fortalecernos espiritualmente. Todos sabemos que la meditación es el seva que más le complace a Baba Ji. Ahora que tenemos que quedarnos en casa, y antes de que todo vuelva a su ritmo acelerado habitual, empleemos este tiempo en meditar más.

Cada uno de nosotros puede adaptar su propia rutina para incluir una, dos o tres sesiones formales de meditación al día. Seamos prácticos en cuanto a la cantidad de tiempo que le dedicamos a cada sesión. Es mejor seguir un plan equilibrado al que podamos realmente atenernos. Un ritmo lento y constante funciona mucho mejor. Lo importante es que, en estos tiempos excepcionales, añadamos una sesión de meditación a nuestra rutina diaria. Cualquier tiempo que podamos dedicarle es suficiente. Pero hagámoslo.

En Cartas espirituales, Baba Jaimal Singh dice: “Si la mente conecta sus facultades internas de escuchar y ver con el Shabad-dhun durante una hora, media hora, un cuarto de hora, o durante diez, cinco, o incluso un minuto, aún así se llegará a sach khand” . Si puedes mantener tu atención en el sonido, aunque sea por un minuto, durante ese minuto, has llevado tu consciencia a un nivel superior del pensamiento, dentro de la consciencia-Shabad, que es más elevada y sin forma. Así es como nos transformamos de la persona que somos actualmente en nuestra más elevada consciencia-Shabad.

Baba Sawan Singh describe nuestra verdadera “forma” como “una luz brillante - una energía divina radiante sin forma que no pertenece a este plano físico”. En Muere para vivir, Maharaj Charan Singh dice: “Finalmente, te conviertes en un alma pura, sin forma, y el alma se funde en el Shabad”.

Crea hueco para una sesión más de meditación, para familiarizarte con tu propio gurú-Shabad. Empieza siempre con simran, pero nunca olvides escuchar el sonido. El sonido interno es el gurú-Shabad.

En Cartas espirituales, Baba Jaimal Singh escribe: “El sonido del Shabad-dhun que llega desde nuestro hogar original, del maravilloso Anami Radha Soami, es la verdadera forma del satgurú” . Al escuchar el sonido interior nos familiarizamos con el gurú-Shabad. El mantener la atención enfocada en el sonido interior es el avance espiritual que nos lleva a un nivel de consciencia más elevado, más allá del pensamiento.

Baba Ji nos dice a menudo que cualquier sonido que escuchemos en nuestro interior, ese es con el que tenemos que trabajar. No pensemos que, porque no escuchamos un sonido interno fuerte, atronador o melodioso, nuestra práctica espiritual es deficiente. En Muere para vivir, Baba Charan Singh dice: “Cualquier sonido que escuches al principio tiene siempre un efecto purificador sobre el alma. Incluso el eco del sonido tiene un efecto purificador del alma. Cualquier sonido interior de cualquier nivel tiene un efecto purificador sobre el alma”.

“Cualquier sonido interno que escuches al principio tiene siempre un efecto purificador sobre el alma” significa que el sonido, por muy tenue que sea, tiene el poder de desapegarnos del mundo, sacar nuestros miedos y unirnos a la consciencia superior.

Deja que haga su limpieza, su desapego. Lo único que tienes que hacer es volverte receptivo al sonido. No tienes que hacer nada. Solo ser receptivo al sonido. Ese es el primer paso para familiarizarse con el gurú-Shabad. Ese sonido que escuchamos, por muy leve que sea, es muy importante.

Soami Ji escribe en Sar Bachan Poesía: “Ata el hilo de tu consciencia al Shabad para que se te abra la puerta de la corte del Señor. Te despojarás del lodazal de la lujuria y de la ira cuando te bañes en la corriente pura del Shabad”.

El contacto constante con el sonido transformará nuestra vida, haciéndola más pacífica y alegre. En la Biblia, el profeta Sofonías es citado alabando a Dios: “Él te aquietará con su amor, se regocijará en ti con cantos” (Sof. 3:17).

Supera el miedo fijando tu atención en el sonido. Cuando no surgen ondas de pensamiento, se experimenta un nivel de consciencia más elevado. Mientras las ondas de pensamiento no se hayan calmado, no podemos ir a las profundidades del interior, donde podemos hallar la paz mental.

La meditación en el Shabad es la práctica de elevarse por encima de la corriente del pensamiento y fundirse en la corriente del sonido. En Sar Bachan Poesía, Soami Ji dice: “En mis dominios solo existe el Uno, Satnam, donde el pensamiento no existe”.

La consciencia-Shabad está más allá de cualquier pensamiento, idea o construcción mental. La consciencia-Shabad no se puede describir con palabras. Por eso los místicos solo señalan hacia la experiencia espiritual. ¿Cómo podría alguien describir el momento en que la mente se aquieta y nuestra consciencia está en un estado de profunda contemplación, absorta en la consciencia-Shabad?

La consciencia-Shabad está siempre en el interior, lejos del mundanal ruido, disfrutando de su propia luminosidad sonora, infinita, gloriosa.

Solo y majestuoso.
Luz infinita.
Dicha eterna.
Amor supremo.

Y está ahí, al alcance de todos. La atención total en el sonido nos permite experimentar que somos consciencia pura sin forma alguna, hechos de sonido y luz.

Para experimentar esta luz y sonido internos, Baba Ji nos aconseja que, durante la meditación, en cuanto localicemos el sonido o zumbido interior, nos aferremos a él durante el mayor tiempo posible.

La práctica diaria de poner la atención en el sonido genera un desapego del drama del mundo y la aceptación de nuestro karma. El desapego del mundo nos da paz.

La aceptación de nuestro karma trae una entrega voluntaria y pacífica y una mentalidad alegre. Cuanta más paz mental tengamos, más equilibrados y honestos seremos. El primer paso para volver a ser íntegros y hacer el mejor uso de esta increíble oportunidad es poner la atención en el sonido interior.

Cuando nuestra atención esté completamente absorta en el sonido, habremos alcanzado el más alto nivel de consciencia posible para el ser humano. A partir de entonces, la consciencia se eleva por sí misma, y no hay palabras para describir ese estado de consciencia.

Al dejar de lado todo lo demás, te vuelves receptivo al sonido. No se necesita nada más. En simran hablamos; en bhajan escuchamos, nos volvemos receptivos al gurú-Shabad.

Permite que el sonido se manifieste.

Sumerge tu atención en el sonido interior. Desarrolla la receptividad al sonido interior. Aprende a estar en el sonido. Recibe su darshan.

En la presencia del sonido, no se habla.
La contemplación es la conversación.
Permite que la consciencia contemple a la Consciencia.
Relájate.
Entrega tus miedos al sonido…
la paz está ahí.

En Cartas espirituales Baba Jaimal Singh escribe:

…en todo momento el Shabad-dhun resuena en tu cuerpo. Este sonido es el Creador de todo. Lo ha hecho surgir todo, y al darle apoyo ha hecho que todo exista. Este sonido, la vida y el aliento de todo... te está llamando en forma de Shabad-dhun dentro de tu cuerpo. Mantente alerta al sonido del Dhun en tu interior. Muchísima gracia y misericordia se están derramando sobre ti.