Descargar | Imprimir

Responder al estrés

En este drama de la vida, nos enfrentamos a distintos tipos de estrés. Puede que haya enfermedad, paro u otro tipo de pérdidas. Cómo reaccionamos ante estas circunstancias es sumamente importante para nuestra salud y nuestro éxito, pero, más aún, para nuestro desarrollo espiritual.

La reacción usual ante la desgracia es el miedo. ¿Me ocurrirá algo terrible a mí, a mi familia, a mi comunidad? Quizá digamos: “Nunca he sentido tanto estrés, estoy completamente estresado”. Puede que incluso perdamos nuestra confianza habitual y abandonemos la meditación. ¿Recurrimos a comer en exceso, hacer maratones de televisión, jugar online, entretenernos en las redes sociales o a otras numerosas distracciones cuando nos enfrentamos a situaciones de estrés? Intentamos evitar el estrés.

Sin embargo, Hazur Maharaj Ji solía aconsejarnos diciendo: “Para una mente juiciosa, estos momentos amargos constituyen a menudo una bendición disfrazada”1. En otro libro, él escribió: “Él es quien está creando todo este drama desde el interior… Él nos instiga a acudir al tercer ojo”2. Podemos comprobar su positivismo.

Nuestra actitud ante el estrés importa. Cuando meditamos con un corazón devoto y buenas intenciones, vemos el estrés como un desafío y no como una amenaza. Aceptamos nuestra situación y buscamos buenas soluciones.

Destacados científicos sociales coinciden con los maestros en la afirmación de que una actitud positiva ante el estrés tiene mejores resultados. “La actitud en situaciones de estrés influye no solo en nuestra forma de pensar, sino también en cómo reaccionamos… Cuando visualizamos el estrés como dañino, es algo que debemos evitar… en su lugar tomemos medidas para averiguar su origen”3.

Investigaciones científicas recientes “revelan que el estrés nos puede hacer más listos, fuertes y competentes. Nos ayuda a aprender y crecer. Incluso puede fomentar coraje y compasión”4. Los maestros están de acuerdo. Como escribió Hazur Maharaj Ji: “Aun cuando parezca paradójico, incluso el sufrimiento puede ser fuente de fortaleza, ya que tiene un efecto corrector y purificador, si se soporta con comprensión”5.

La meditación diaria nos ayuda a mantener el equilibrio y a no alterarnos demasiado. Sentimos que si podemos aceptar nuestra situación real, podremos encontrar la solución. “El momento del sufrimiento es siempre bien recibido ya que nos recuerda al Señor. Viene por su gracia, no de otra manera. Así que no te angusties ante el sufrimiento”6. En la actualidad, Baba Ji a menudo dice que no hay estrés que un satsangui no pueda soportar. Además, hemos podido comprobar cómo él mantiene el equilibrio en los momentos de estrés personal. Como escribió Hazur Maharaj Ji: “La meditación proporciona fortaleza mental y felicidad espiritual, y nos capacita para afrontar la vida con denuedo y esperanza”7.

Con la meditación aprendemos a afrontar cualquier estado mental que se nos presente. Nos sentamos y practicamos el simran. A pesar de las funestas fantasías que proyecte nuestra mente, prestamos atención al simran y nos centramos en él. Los investigadores científicos afirman que dicha práctica conduce a una mejor actitud: “La comprensión y habilidad para soportar la incertidumbre parece estar asociada a una visión más positiva del estrés”8.

En el momento de la iniciación, nos comprometemos libremente a cumplir con el propósito espiritual de nuestras vidas bajo la guía de nuestro maestro vivo. Esto nunca cambia. “Una vez que el maestro ha aceptado a un discípulo, él ya no le abandona, sino que está siempre dispuesto a guiarle en el sendero. Hace por nosotros mucho más de lo que puede comprender la mente”9. La meditación diaria es la que mantiene vivo dicho propósito.

Una vez más, reconocidas investigaciones científicas apoyan las promesas de los maestros: “La mayoría de las personas que tienen un propósito viven más. Por ejemplo, un estudio realizado entre más de 9000 adultos en el Reino Unido durante diez años, confirma que aquellos que llevaban vidas significativas tenían un treinta por ciento menos de mortalidad. La capacidad de darle sentido a nuestras vidas nos ayuda a permanecer motivados en los momentos más difíciles”10. Sant Mat da un sentido profundo a nuestras vidas.

A veces, puede que nos encontremos sin nada que hacer o a nadie a quien cuidar. Otras veces, puede que nos encontremos ante muchas opciones donde elegir sin saber cuál es la mejor. Sea cual sea el motivo de nuestro estrés, lo mejor es siempre tener presente al maestro en nuestra mente y encontrar el tiempo para nuestra práctica espiritual. Entonces estamos aceptando que el maestro interior nos guíe. Estamos confiando en el maestro cuando dice: “Dirígete al Señor pidiéndole ayuda y la recibirás ”11.


  1. En busca de la luz (1977), Carta 103
  2. Die To Live (1979), Carta 371
  3. McGonigal, Kelly, The Upside of Stress, Penguin Random House, New York (2015), p. 17
  4. McGonigal, Kelly, The Upside of Stress, p. xvii
  5. Luz sobre Sant Mat (1977), Carta 152
  6. Baba Jaimal Singh Maharaj, Words Divine, p. 48; cf. Cartas espirituales, p. 205
  7. En busca de la luz 197, Carta 396
  8. Ibid., McGonigal, p. 17
  9. Maharaj Charan Singh, Luz sobre Sant Mat (1977), Carta 173
  10. Ibid., McGonigal, Kelly, pp. 66–67
  11. Maharaj Charan Singh Ji, Luz sobre Sant Mat (1977), Carta 38