Descargar | Imprimir

Servir con amor

(Traducción de Eve's Weekly, India, 13 de agosto de 1988) – En el hospital benéfico Maharaj Sawan Singh en Dera, incluso el hombre corriente es tratado como un VIP. Equipado con algunas máquinas muy sofisticadas, este hospital ha proporcionado tratamiento gratuito a miles de personas en sus dos años de existencia.

La tierra alrededor, las aguas cristalinas del Beas, el paisaje hermoso, todo cautiva el corazón y la mente del visitante que ha emprendido el viaje hasta el retiro pacifico de Su Santidad Maharaj Charan Singh, el Sant Satguru actual de Radha Soami Satsang Beas. La hermosa colonia a orillas del río Beas, conocida como Dera Baba Jaimal Singh, respira una atmósfera de paz, felicidad y fervor espiritual. Y en medio de este encantador entorno se encuentra el Hospital Benéfico Maharaj Sawan Singh de 90 millones de rupias, construido ladrillo a ladrillo por el sewa de los seguidores de Radha Soami.

Pero antes de que pasemos al hospital, volvamos a la fuente de todo esto. Sí, es Maharaj Charan Singh. Nacido el 12 de diciembre de 1916, Maharaj Charan Singh se licenció en derecho y ejerció durante unos años. Pero pronto se dio cuenta de que el Señor lo había enviado a esta tierra para desempeñar una misión divina. Fue elegido sucesor de Sardar Bahadur Singh en 1951.

En el Dera, Huzur Maharaj Charan Singh lleva a cabo Satsangs (discursos espirituales) en los que explica los textos de las diferentes escrituras de Kabir Sahib, Guru Nanak, Swamiji, Tulsi Sahib, Nam Dev, Maulana, Jesucristo y santos de varias religiones. También inicia a los buscadores en su redil. Explica que la iniciación no es un ritual. Es el despertar del alma para buscar al señor en el interior, del cual ha estado separada desde hace millones de años y está moviéndose en el ciclo del nacimiento y la muerte. Se requiere que el devoto sea piadoso y se abstenga de alcohol y de carne, y dedique al menos dos horas y medias diarias a la meditación.

Filiales de los Satsangs de Maharaji están repartidas por todo el mundo. En Bombay ha estado personalmente impartiendo Satsang al Sangat a principios de diciembre. La gente viene de todas partes, tanto de la India como del extranjero, para unirse al Satsang, que está muy bien organizado. Sólo en Bombay se inicia un promedio de 3.500 a 4.000 personas cada año. Hay más de 1.200 extranjeros, que vienen especialmente para el darshan y el Satsang del Maharaj. Para estos devotos, los Satsangs especiales se llevan a cabo en inglés.

Según el Maestro, para realizar a Dios no es necesario seguir las formalidades externas tales como el ayuno, la peregrinación o adoptar un estilo de vestir o retirarse de la sociedad. Tampoco hay que eludir las responsabilidades domésticas u oficiales. Lo importante es el sewa (servicio a la humanidad). Este sewa nos enseña a desarrollar la humildad y a deshacernos del ego. Todas las clases de personas, ricas y pobres, realizan el sewa 'juntos'. Esta es la razón por la que Maharaj Charan Singh comenzó el Mitti (tierra) sewa, donde todas las personas dispuestas a hacer sewa se unieron para construir edificios y casas alrededor del Dera y también para ayudar en las campañas oftalmológicas anuales. Desde el inicio de las campañas oftalmológicas hace años, alrededor de 5.000 pacientes son operados cada año, principalmente por cataratas. Esta característica anual condujo finalmente a la construcción de un hospital de 300 camas en Beas, donde todos los pobres y necesitados de los alrededores y de las zonas rurales reciben tratamiento, de forma completamente gratuita, todos los días.

Esta institución única conocida como Hospital Benéfico Maharaj Sawan Singh, está construida sobre un terreno de 14 hectáreas. Ha llegado a conocerse como un "hospital donde el hombre corriente es un VIP". La arquitectura del edificio, que es un arte en sí misma, es una de las estructuras más conocidas en un entorno rural.

El hospital de noventa millones de rupias, en sus dos primeros años de existencia, ha tratado con éxito a más de cien mil pacientes externos por diversas dolencias y discapacidades, sin distinción de casta, credo, color o raza, y de forma gratuita. A esto hay que añadir el ala dental independiente, una clínica cardiológica desarrollada y un departamento de oftalmología que se han ganado una buena reputación en muy poco tiempo.

El hospital, que fue construido con gran devoción y amor por el ‘sewa’ de los seguidores de Radha Soami, es el resultado del arduo trabajo de los propios sewadares, quienes, junto con un puñado de trabajadores asalariados, unos pocos profesionales como albañiles mayores, arquitectos e ingenieros, hicieron que este sueño se hiciera realidad. El hospital afirma que posee algunos equipos muy sofisticados (algunos de los cuales no están disponibles en la India) que han sido donados por seguidores de Maharajji del extranjero. Incluso las salas generales tienen servicios especiales como refrigeradores de aire. Todo, desde la comida hasta las medicinas, son gratuitas aquí. ¡Un verdadero paraíso en la tierra! Cada día se gasta una media de seis rupias por paciente externo. El gasto medio por paciente hospitalizado, que incluye las comidas, es de 30 rupias.

A diferencia de los hospitales públicos, nunca ha habido escasez de sangre y ningún paciente ha muerto por escasez de sangre. La donación de sangre es una característica voluntaria y habitual aquí.

Un pequeño municipio que ha surgido dentro del complejo que alberga a la plantilla de 800 empleados médicos, enfermeras y otros trabajadores voluntarios.

Recientemente, el Dera proporcionó refugio a 1.406 personas, que han sido sustraídas de hasta 108 pueblos a raíz del terrorismo. Estos refugiados incluyen sijs, hindúes e incluso musulmanes.

Aquí se proporciona comida, refugio y todas las comodidades posibles para los necesitados. El trabajo desinteresado desempeñado con total devoción y dedicación continúa en Dera día tras día, pacíficamente, a pesar del entorno turbulento que prevalece en el Punyab. Gracias al Gurú y a sus sewadares por traer paz a este pequeño parche en el mundo.