Descargar | Imprimir

Hospital para los desfavorecidos

(Traducción de Sunday Reading, India, 20 de octubre, 1985) – Una tenue luz dorada caía sobre los campos jóvenes y maduros conforme paseaba por la orilla del apacible río Beas, apreciando las pacíficas casas pequeñas visibles a través del verdor fino y la creciente vegetación del río blanco que se movía por el cordón de los árboles ágiles que se balanceaban con la brisa. Todo parecía como si fuesen finas algas pegadas sobre una página teñida.

Y luego me detuve en mi trayectoria. ¿A caso eran los quejidos de los enfermos y de los que se morían, los que el aire había atraído hacia mí, aquellos lamentos que llenan la atmósfera de nuestra tierra hermosa en los mejores momentos – los lamentos de los pobres para los que el cuidado médico no está disponible, o peor aún, si está disponible, es demasiado costoso?

Hay Esperanzas
Volví sobre mis propios pasos y fui en la dirección en la que venían las “proclamaciones de agonía” (en las palabras de Sartre). Me encontré con una familia, los rostros de algunos miembros estaban marcados por la viruela; y los ojos de otros apagados y sin expresión mientras que las siluetas de los demás eran escasas y limitadas. Luego, me encontré con una niña pequeña cuya apariencia lo decía todo: una salud imperfecta y dolores severos habían ensombrecido su corta vida.

Pero no me dio tiempo de sentir pena por ellos, ya que el que era aparentemente el sostén de la familia dijo: “Pero es tan solo durante un tiempo corto que tendremos que sufrir ya que, a partir de enero de 1986, un hospital grande empezará a funcionar aquí – un hospital tan grande que quizás atraiga a muchos pacientes pobres que ahora se desplazan al P.G.I en Chandigarh.”

Sí, el Hospital Caritativo Maharaj Sawan Singh, que se construirá sobre un terreno de unas 14 hectáreas en la calle ‘G.T. Road’ justo en frente de la estación de tren de Beas, entrará en funcionamiento el próximo mes de enero. La primera piedra del hospital, cuya zona construida es de unas 2,3 hectáreas cuadradas, se puso el 21 de enero de 1980.

¿Por qué hicieron falta seis años para su construcción y puesta en funcionamiento? El Sr. K. S. Narang, un funcionario jubilado de I.A.S (Servicio Administrativo de la India) que es hoy el director del hospital, dijo: “Un hospital así de grande hubiese tardado más años antes de empezar a funcionar si no fuese por la donación generosa y voluntaria de mano de obra de los satsanguis, tanto los cualificados como no cualificados. Además tuvimos en cuenta hasta el más mínimo de los detalles.”

Diseño
Por ejemplo, Dr. P. R. Sondhi, un antiguo superintendente médico del hospital P.G.I y un Director jubilado de “Health Services,” Jaryana, quien además fue el que supervisó la construcción de varios hospitales en Haryana, colaboró con el Dr.Templer, un profesor de Arquitectura Hospitalaria de la Universidad de Georgia en EEUU, para asegurarse de que este hospital fuese diseñado para ser de máxima utilidad para aquellos que acudan a él.

¿Pero que tiene que ver el diseño del hospital para que sea de máxima utilidad? Sr.Narang respondió: “La parte delantera del hospital acogerá el departamento de los pacientes ambulatorios. Las habitaciones intrahospitalarias tendrán 300 camas y se localizarán de este a oeste para evitar que el sol de verano caliente mucho las habitaciones y para asegurar que el sol de invierno las mantenga calientes. Además todas las habitaciones tienen aire acondicionado.”

Los departamentos de ambulatorio y urgencias están a unos noventa grados de la zona del pabellón de hospitalización y la entrada está en un punto donde se unen estos dos departamentos. Detrás de estos pabellones, estarán localizados los departamentos de radiología, fisioterapia, maternidad, además del laboratorio, la sala de operaciones, la cocina y la lavandería. En la parte trasera del edificio habrá un cuarto de calderas que produce vapor para la cocina, una farmacia donde se prepararan las soluciones intravenosas, una subestación eléctrica que suministra una conexión de 1.200 KVA, un almacén central y un incinerador.

Enfermedades oculares
El Sr. Narang dijo: “Como el proyecto del hospital surgió de las campañas oftalmológicas que se han realizado en Dera Baba Jaimal Singh desde hace 19 años, tratamientos especializados para las dolencias oculares serán proporcionadas por el hospital. Además, 80 de las 300 camas se han asignado a aquellos que sufren enfermedades oculares y aparatos modernos, tanto nacionales como importados, estarán a su disposición.”

Los departamentos más significativos serán los de pediatría, ginecología y obstetricia, otorrinolaringología, traumatología, ortopedia y cardiología. También se contempla una unidad de cuidados coronarios y una prestación para tratamientos de enfermedades tropicales. Un servicio de cuidados intensivos altamente racionalizado y un quirófano en el que el aire será filtrado para evitar la polución serán otros puntos destacados.

Dotación
Un departamento moderno de sistema central estéril suministrará cinco quirófanos. El departamento de urgencias podrá atender a diez personas a la vez. Tampoco se ha ignorado la necesidad de tener una sala de reanimación, laboratorios modernos y un banco de sangre cerca de las salas de urgencias. El alojamiento dentro del complejo hospitalario para la mayoría de los miembros del personal es amplio y cómodo.

Rememoraba aquella reunión que tuve con Maharaj Charan Singh, el líder de Radha Soami Satsang, el cerebro del hospital, un hombre con un toque sanador. La religión trata de hacer justicia, en misericordia compasiva y en darle felicidad y salud al prójimo. El santo de Beas no es una imagen vitral, pero uno que trabaja para sus semejantes y se esfuerza en establecer una nueva relación de bondad amorosa entre ellos, considerando las necesidades de cada individuo como una alegación suficiente para otorgarle su generosidad.

Sin embargo, el periodista que llevo dentro no pudo resistirse de hacerle una pregunta un tanto delicada. Como el hospital es principalmente, aunque no únicamente, para los pobres de las zonas rurales, ¿de dónde iba a proceder el dinero para mantenerlo en funcionamiento? El Sr. Narang dijo, “se ha creado un fondo de dotación de 100 millones de rupias. Devengará un interés anual de unos 20 millones para que el hospital pueda operar fácilmente.”

Mientras que el hospital resultará ser una bendición no sólo para las personas de Beas, pero también para toda la India, será diferente en un aspecto del resto de los otros hospitales: el espíritu de sacrificio que ya ha provocado en el interior de varios.

Por ejemplo, el Dr. Joshi es uno de los cardiólogos más conocidos en la India y ganaba unos 20.000 rupias al mes en el Instituto de Birla de Enfermedades Respiratorias en Delhi. Ha dejado su trabajo y se ha unido al Hospital Caritativo Maharaj Sawan Singh donde nunca podrá esperar ganar tanto como antes. Pero si ganar dinero fuese la meta más importante de la vida, tantas personas de Beas no trabajarían gratuitamente para la construcción del hospital, ¿no es así?