Descargar | Imprimir

Almas Supervivientes

(Traducción de Mid-Day, India, 12 de noviembre de 1999) – Todos los años alrededor del mes de noviembre, los Radha Soami se congregan en Bhayander para una limpieza espiritual de la mente y del alma.

Dera Baba Jaimal Singh es un pequeño terreno asentado sobre la ribera del río Beas en Punyab. Un lugar apartado y sereno, escogido por Gurú Jaimal Singh, en 1891 para meditar. Hoy es la residencia de los Radhasoamis (Radha significando alma y Soami su creador).

Esta morada tiene unas excelentes vibraciones espirituales creadas por los gurús, Huzur Baba Jaimal Singhji, Huzur Baba Sawan Singhji, Sardar Bahadur Jagatsinghji, Maharaj Charan Singhji y el actual Maestro Gurinder Singhji Dhillon (Babaji). El ambiente es perfecto para la meditación. Inmaculadamente limpio, está cuidado por los sevadares (voluntarios) bajo la guía del actual Maestro Gurinder Singhji.

Todos los gurús han contribuido enormemente a este sendero espiritual, y a su vez han predicado a los satsanguis (seguidores) que sigan una buena vida.

La enseñanza de los gurús es así: Los seres humanos son tentados en todo momento por los deseos, atraídos e influenciados por el entorno mundano. Esta forma humana es una gran bendición para poder superar todo esto y darnos cuenta de la divinidad dentro de nosotros. Dios está en el interior de cada uno de nosotros, pero no podemos realizar a Dios sin un maestro verdadero y perfecto. El propósito de los Santos de venir a este mundo es para salvar a sus almas elegidas, encarrilarlas por el sendero correcto y llevarlas de regreso a su morada eterna. Únicamente un maestro espiritual vivo puede guiarnos hacia la iniciación. El maestro te inicia, te muestra el camino de la meditación que lleva al objetivo final de la salvación del alma.

Como la de todos los maestros verdaderos, los servicios y las enseñanzas son gratuitas. Hay ciertas condiciones si uno quiere convertirse en miembro de este sendero espiritual. Uno debe de ser totalmente vegetariano, abstenerse del alcohol y de las drogas, meditar dos horas y media y llevar una vida pura y moral. Los Radhasoamis no creen en la adoración de los ídolos o en ninguna clase de supersticiones. El satsangui debe servir de ejemplo para que otros puedan seguirlo.

Huzoor Maharaj Singhji construyó el Hospital Caritativo Maharaj Sawan Singh con 300 camas, ladrillo por ladrillo con la ayuda de los devotos. Tiene equipos de última tecnología y ha tratado a miles de personas de manera gratuita. También comenzó una campaña ocular en 1965 donde todo, desde la cirugía (mayormente cataratas) hasta el alojamiento y la alimentación, es gratuita para los pacientes. Se realizan unas 8.000 cirugías en una semana. La mayoría de los pacientes son de los pueblos rurales cercanos. Esto ya se celebra anualmente en Beas en octubre/noviembre.

Los devotos, incluido el colectivo médico, de todo el mundo acuden a realizar este seva. Y todo esto movidos sólo por el amor de su gurú.

El maestro actual es licenciado, esta en sus 40, ha viajado mucho y está muy dedicado al Sant Mat. Los discursos que imparte, se centran en el sendero espiritual y hacen hincapié solo sobre la meditación, como forma de superar las atracciones materiales. Durante los discursos cita extensamente a la Biblia, a Kabir, al Guru Granth Saheb y a los místicos musulmanes, principalmente a Bulleh Shah y a Rabia Basri. Mantiene al sangat en un silencio absoluto.

Los discursos son sencillos y fáciles de entender en gurmukhi, hindi y en inglés. Algunos de los ejemplos que toma dejan una clara impresión. En una ocasión mencionó que todos sabemos que es lo correcto y que es lo incorrecto. Escogemos lo incorrecto porque es fácil hacerlo. Y no solo eso, también nos intentamos justificar cuando lo hemos hecho mal. ¡Así es la mente humana! El sangat era como un arbolito que hoy se ha convertido en un árbol enorme. En cualquiera de los centros, el número de devotos es asombrosamente elevado. Sus experiencias personales les han llevado a tener fe plena en su gurú. Con su gracia uno es capaz de atravesarlo todo y obtiene la fuerza de poder aguantar las peores tragedias o desgracias, que uno tiene que pasar por sus karmas. El maestro actual, que estudió en el extranjero y que viajó ampliamente, es estrictamente disciplinado y cree en la perfección. Se preocupa por los servicios que tienen que ofrecerse a los seguidores.

Su preocupación primordial son las necesidades básicas del sangat creciente. Desde los últimos cuatro años los discursos en Mumbai se celebran en Bhayander sobre noviembre/diciembre. El Sangat consta de casi cien mil devotos por lo que el Seva en Mumbai (de hecho en cualquier centro) comienza casi 30 a 45 días antes del programa de satsang. Uno realiza seva (servicio a la humanidad) junto a toda clase de personas, ricas y pobres, para crear humildad y convertirse en mansos, que es lo que nos ayuda en la meditación. El Seva es de varios tipos e incluye la limpieza de cereales, trabajos de construcción de letrinas temporales, (además de las que son permanente que pueden dar servicio a 400 personas), nivelar la tierra, levantar los pandals (carpas), pintar carteles, limpieza de utensilios incluidos los bidones grandes y los cubos de agua potable, cortar verduras, almacenaje, cableado eléctrico, bichai, etc. Para organizar cualquier programa de unas cien mil personas, con el objetivo de no causar molestias al sangat, se requiere un esfuerzo enorme, para sentarles en filas de manera correcta, proporcionarles facilidades de transporte, comida y agua. La mayoría de los sevadares y de los satsanguis esperan con ganas este evento anual.

El objetivo último es ver que el sangat es complacido y que los buscadores reciben lo que aspiran para la iniciación. En cualquier organización creciente, como la de los Radhasoamis, la disciplina es necesaria si se desea obtener la perfección.