Descargar | Imprimir

La Policía de Delhi Busca Ayuda Espiritual para Reducir los Atascos en la Época de Celebración de Bodas

(Traducción de Indo-Asian News Service, India, October 06, 2014) — Cuando fallan los mecanismos humanos, ¿por qué no buscar la orientación espiritual?

La policía de Delhi, al prepararse para afrontar los desafíos de tráfico durante la época de celebración de bodas, busca consejos para dirigir el tráfico y la muchedumbre de la secta Radha Soami, que organiza tres congregaciones masivas cada año con la mínima molestia causada al público.

En una carta a los propietarios de las fincas en el campo – las eufemísticamente llamadas casas de campo – en las ciudades, que son los sitios preferidos para las bodas, el comisario B.S. Bassi ha pedido que monitoricen de cerca como los deras Radha Soami (ashrams) gestionan el tráfico cuando organizan eventos religiosos en los que asisten cientos de seguidores, según fuentes de IANS.

“Los Deras despliegan numerosos voluntarios alrededor de las instalaciones y sobre las carreteras principales cuando organizan un evento y apenas se aprecian atascos por tráfico. Es impresionante,” dice un agente de policía, que no quiso ser nombrado, a IANS.

“Los voluntarios se aseguran de que los coches se aparcan en el lugar correcto y que nadie se cuele en el carril opuesto mientras está esperando,” añadió el agente.

Se les ha pedido a los propietarios que aporten sugerencias de medidas adicionales que pueda adoptar la policía para administrar y controlar el tráfico mejor alrededor de los lugares donde se celebran las bodas.

Según la policía, cada año Delhi presencia más de mil bodas y muchas se celebran en fincas amplias, y mayoritariamente se localizan al sur de Delhi en las zonas de Fatehpur Beri, Chhattarpur y Mehrauli y también en zonas como Najafgarh al oeste de Delhi. La ciudad tiene alrededor de 1500 fincas de los que 300 se comercializan.

La gente paga entre 1.000.000 de rupias ($162.000) y 3.000.000 rupias por celebración, dependiendo de la localización, la decoración, la comida y las bebidas y otros conceptos similares.

En cualquiera de estas celebraciones, al menos 500 a 1.000 coches son aparcados alrededor del lugar y esto resulta inevitablemente, en atascos de tráfico en esta zona.

El jefe de una comisaría de policía del distrito al sur de Delhi, que abarca unas 100 fincas, le dijo a IANS que, durante la época más alta de celebración de bodas, “más de 15.000 coches pueden verse aparcados en las cercanías e incorporándose a las carreteras principales también.”

Algunos propietarios de estas fincas reconocieron el dolor de cabeza que esto ocasiona, pero expresaron su incapacidad de seguir las recomendaciones de la policía.

Justifican el hecho de haber desplegado los guardas de seguridad “adecuados” durante los eventos, los propietarios dijeron que la propuesta de tener cientos de personas para dirigir el tráfico “no es viable financieramente”.

“Cuando organizamos un evento, proporcionamos guardas de seguridad adecuados para dirigir el aparcamiento, el tráfico y la seguridad y sí se coordinan con la policía,” dijo un propietario a IANS, añadiendo que la mano de obra de Dera no puede ser igualada.

“Tienen miles de seguidores y cientos de voluntarios que hacen el trabajo (organizar el tráfico) gratuitamente. No podéis esperar de nosotros que paguemos a cientos de guardas para que hagan lo mismo. No es viable financieramente,” añadió.

Los centros de Radha Soami se extienden por toda la capital nacional y los satsangs (discursos) se celebran cada domingo.

Sin embargo, la congregación principal se organiza tres veces al año durante los meses de marzo, octubre y noviembre al cual también asisten miles de seguidores de los estados vecinos. El evento tiene lugar en un ashram cerca de las minas de Bhati al sur de Delhi y los voluntarios se despliegan sobre todas las carreteras de la zona para asegurarse que el tráfico fluye suavemente.

La fe de Radha Soami surgió en 1861 como una forma extremadamente simplificada de religión y que hace hincapié sobre el desempeño del servicio social y comunitario. Tiene un seguimiento estimado de unos tres millones en la India y por todo el mundo.