Descargar | Imprimir

El centro de Chhatarpur cuenta con la capacidad de servir 100 000 comidas al día

(Hindustan Times, India, 2 de julio 2020): Se distribuirán cinco comidas a lo largo del día: té, desayuno, almuerzo, merienda acompañada de té y cena.

Centro de cuidados del covid Sardar Patel, de 10 000 camas. Chhatarpur, sur de Delhi.

Nueva Delhi: Más de 1000 “sevadares” de la organización Radha Soami Satsang Beas (RSSB) se ocuparán a diario, de cocinar y empaquetar las comidas, cuando el centro de cuidados temporal para el Covid habilitado en sus instalaciones de Chhatarpur alcance la ocupación de 10 200 pacientes.

Las comidas se prepararán en los comedores de la institución –a poca distancia a pie desde el recinto– y RSSB asumirá todos los gastos, dijo la magistrada Sonalika Jiwani de la subdivisión de Mehrauli (SDM).

Las comidas se repartirán a lo largo del día en cinco servicios: té, desayuno, almuerzo, merienda con el té de la tarde y cena.

El miércoles a medio día ya habían más de 3000 camas instaladas. Sin embargo, en el recinto, aún están a la espera de recibir la primera tanda de pacientes.

A pesar de ello, los preparativos han continuado sin cesar en RSSB. El miércoles, los médicos de la Policía Fronteriza Indo-Tibetana (ITBP), encargados de dirigir las instalaciones, elaboraron menús de acuerdo con las necesidades alimenticias de los pacientes y se las entregaron a las autoridades del distrito.

El menú sugerido, contaba con distintas opciones para el desayuno y verduras para los siete días de la semana. “El té de la mañana estará acompañado cada día de kadha (una bebida ayurvédica, preparada con hierbas y especias). Además, se dará también una cuchara de chayavanprash (un compuesto ayurvédico de hierbas y minerales que se toma para recuperar las fuerzas y buena salud) y zumo de giloy o tinospora sinensis (una hierba ayurvédica que ayuda a estimular el sistema inmunológico) a los pacientes”, dijo Jiwani.

Desde el 14 de junio, cuando comenzaron los trabajos en el recinto, RSSB ha estado preparando las comidas para las personas contratadas para trabajar ahí, los sevadares voluntarios y el personal de la Policía Fronteriza Indo-Tibetana (ITBP). Desde el miércoles, en los comedores de la organización, se han preparado comidas para más de 2000 de estos empleados, además de 900 trabajadores y 700 personas de la Policía Fronteriza Indo-Tibetana (ITBP).

“La comida es sencilla, pero se nos sirve con dignidad y puntualmente”, dijo Vijay Kumar Yadav, un electricista contratado para preparar la instalación eléctrica.

Según fuentes oficiales y el portavoz en funciones de RSSB, el comedor tiene la capacidad de preparar las comidas para unas 300 000 personas a diario.

“Antes cocinábamos para un número elevado de personas durante unos días tres veces al año, pero también estamos preparados para cocinar comidas durante períodos de tiempo más largos en caso de necesidad”, dijo uno de los portavoces de RSSB, que ha pedido permanecer en el anonimato.

El personal de la organización preparó y empaquetó 275 000 comidas para distribuir posteriormente entre los ciudadanos de Delhi, durante 70 días del confinamiento.

Cuando el recinto alcance su máxima capacidad, preparará no solo la comida para los pacientes, sino también para el personal de la ITBP, los médicos, las enfermeras, los voluntarios y demás trabajadores.

El portavoz de RSSB en funciones informó de que un número relativamente pequeño de sevadares se ocupará de cocinar, mientras que la mayor parte de los 1000 voluntarios se dedicará a empaquetar. “Empaquetaremos la comida en paquetes desechables que se distribuirán a cada paciente”, informó un encargado en funciones.

Los paquetes a distribuir fuera del comedor, se entregarán a los voluntarios y trabajadores gubernamentales.

Desde ahí, los paquetes de comida serán trasladados hasta cada una de las 116 secciones donde están ingresados los pacientes. “Cada sección contará con al menos dos voluntarios. Los pacientes que pueden andar y son autónomos, podrán ir a buscar las comidas personalmente cuando lleguen a su sección. Los voluntarios servirán la comida en la cama a aquellos que no son capaces de desplazarse al punto de recogida”, dijo Jiwani.

Una vez que los pacientes hayan acabado de comer, ellos mismos depositarán los utensilios desechables usados en el punto indicado, o bien, los voluntarios se acercarán a sus camas para recogerlos.