Descargar | Imprimir

Grupo Religioso encuentra un hogar

(Traducción de Fayetteville Observer Times, EEUU, 8 de Junio, 1998) — La sociedad construye su primer centro en EEUU. En una de las secciones del amplio salón de reuniones, una lámpara de pie arroja luz sobre el retrato de un hombre al que miles consideran ser, un santo vivo.

El hombre es Gurinder Singh, el líder de “Radha Soami Society Beas America”, una religión oriental centenaria con sede en la India. Cerca hay un retrato de su predecesor, Charan Singh.

Los retratos se asoman al centro del salón de reuniones. El salón que está cerca de U.S.301 al sur de Fayetteville, el primer centro construido por el grupo en Estados Unidos.

Los primeros esfuerzos encaminados a la construcción del centro se encontraron con adversidades y preguntas. Para algunas personas Radha Soami sigue siendo un misterio, pero desde la primera publicidad el grupo se ha asentado tranquilamente en un nuevo hogar.

Setenta a 100 personas se reúnen aquí todos los domingos. Vienen de distintos entornos religiosos, pero todos creen que seguir la creencia de Radha Soami ayudará que sus almas regresen a Dios.

"Es lo mejor que jamás he encontrado," dijo Herb Fuller, que estudió otras religiones antes de haberse unido al sendero Radha Soami en 1980. "He intentado buscarle algún fallo al sendero, de verás lo he hecho. Pero sigue mejorando cada vez".

El término Radha Soami significa “El Señor de las Almas”. Aquellos seguidores de la fe se llaman ‘satsanguis’. Al centro de Fayetteville se le refiere como “Science of the Souls Study Center”.

Los que son Radha Soami son vegetarianos. No toman alcohol o drogas que alteren la mente. Creen en vivir una vida moral. Y meditan 2 horas y media al día. Los miembros también creen en el karma y en la reencarnación.

"La idea es que todo ser vivo… como parte de la creación es parte de Dios y por tanto tiene un alma," dice Dr. John Templer, un profesor jubilado y un portavoz del grupo del este de EEUU. “Y cuando acabe esta vida en particular regresarás reencarnado como otro ser. Puede ser otro ser humano, o puede ser como un árbol, una flor, un perro, o cualquier otro ser que esté vivo".

No hay un número prescrito de vidas que una persona tiene que atravesar. El destino de una persona está relacionado con su karma, o sus acciones buenas o malas. El ser humano es la forma más elevada a la que puede regresar una persona.

"La razón por la que el ser humano es la forma más elevada es porque es la única forma de vida que está dotada de discernimiento, que es el poder de tomar buenas o malas elecciones," dijo Templer. "Por lo tanto somos la única forma que en definitiva puede regresar al creador. No puedes regresar si estas en la forma de una vaca, o de un perro o de un árbol. Tienes que esperar hasta recibir la forma humana".

Muchas preguntas
Herb Fuller es un mecánico jubilado de una empresa de máquinas expendedoras. Se mudó a Hope Mills desde Filadelfia hace unos tres años. Pasa algunos días de la semana en el centro, que también sirve como distribución regional de libros, videos, cintas y otros materiales.

Fuller dijo que de adolescente tuvo muchas preguntas sobre Dios y sobre la religión.

"Volvía loco al pastor con mis preguntas. ¿Por qué esto y por qué aquello?" dijo Fuller. "Y él solo me ponía el brazo encima y me decía "Bueno, ten fe, hijo mío". Pero yo quería algo más como respuesta que eso".

A Fuller se le presentó el camino Radha Soami a través de su ex-mujer. Estaba atravesando algunos problemas cuando su anterior esposa le dijo que había encontrado un gurú. Le animó a asistir a una reunión.

Fuller era escéptico. Recuerda haber pensado: Sí, anda. Justo lo que necesitaba, un gurú.

Pero Fuller sí asistió a una reunión. Leyó un libro que explicaba el grupo y después de varios meses solicitó la iniciación.

Aquellos que solicitan la iniciación deben de ser vegetarianos durante un año. No pueden tomar alcohol ni drogas. Tienen que seguir ‘la buena vida bíblica’. También deben de leer sobre el grupo para comprenderlo mejor. Y una vez hecho esto, se solicita la iniciación rellenando un formulario. Las solicitudes son aprobadas por el gurú, o el líder.

"La iniciación es característica en todos los senderos espirituales", dijo Templer. "De vez en cuando se llama bautizar, de vez en cuando se llama bar mitzvah y etcétera".

No están interesados en ganar conversos. A veces incluso dudan de si hablar de sí mismos, pero explican sus creencias y sus filosofías cuando son presionados a hacerlo.

Gente suele descubrir sobre Radha Soami a través de libros o de casualidad.

Templer cae en la segunda categoría. Estaba cenando en la casa de unos amigos y descubrió que eran vegetarianos. Y cuando empezó a preguntar, finalmente le contaron el porqué.

"No fueron muy comunicativos porque no querían imponer sus ideas," dijo Templer. "Y supongo que soy más o menos igual".

Templer dijo que él responde a las preguntas de la gente, pero no intenta influenciarles. "Y creo que es como debe de ser, " dijo.

"Siempre pienso en la cita de San Juan: ‘No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros’".

Los miembros valoraban esto cuando estudiaban Radha Soami por primera vez. Dijeron que podían hacer preguntas, sin sentirse presionados para aceptar las enseñanzas.

Steve Clouse, un profesor en la Universidad de N.C. State, fue iniciado en 1974.

No insisten
"Una cosa que me atrajo del sendero fue, que nadie intentaba imponerlo sobre mí," dijo Clouse.

Renee Hutcheson, arquitecto de Cary, fue criada en la fe judía. Ella escuchó sobre Radha Soami hace más de 20 años.

"Para mí, Dios era una entidad en el cielo," dijo ella. "Había algo incierto sobre cómo Él estaba conectado a mí y yo a él".

Ella dijo que Radha Soami "me ha conectado de una manera más personal".

Las personas no renuncian a sus religiones más ortodoxas cuando se inician. Templer, por ejemplo, fue criado por un cura episcopal. Se sigue considerando cristiano a pesar de ceñirse a las creencias Radha Soami.

Sigo las enseñanzas de Cristo de una manera que nunca antes hubiese sido posible para mí.

El movimiento Radha Soami comenzó en la India en 1861 como una ramificación del sijismo; una religión de hace 500 años basado en el hinduismo. Las creencias Sikh están basadas en las enseñanzas de 10 santos. A diferencia de los Sikhs, los Radha Soamis creen que los santos humanos o gurús siguen naciendo y pueden transmitir las nuevas enseñanzas.

En la década de 1890, Radha Soami se dividió. Muchos de los seguidores rechazaron al gurú elegido por los líderes del grupo y en cambio empezaron a seguir a Jaimal Singh, que se estableció en la ciudad India de Beas. Allí nació Radha Soami Satsang Beas.

Secciones empezaron a organizarse en EEUU en 1911. Hay un número estimado de 14.000 miembros en Estados Unidos y más de 2 millones en todo el mundo, dijo Templer.

A diferencia de algunas sectas religiosas, los Radha Soamis no entregan sus ganancias o posesiones al gurú. Los gurús, o los maestros, se sustentan por sus propios ingresos. Dos sirvieron en el ejército, uno fue vice director de una universidad, uno fue abogado. El maestro presente, Gurinder Singh, era empresario.

Muchas veces, dijo Templer, los gurús están retirados de sus profesiones para cuando asumen su cargo como líderes.

Como los Radha Soamis, el centro de estudio “study center” tampoco fue diseñado para atraer atención. El edificio azul y blanco se asemeja más a una empresa que a un centro religioso. Un letrero de madera sencillo en el camino de entrada dice “RS”.

El edificio está sobre unas 24 hectáreas, cerca de Rockfish Creek. Senderos naturales atraviesan la propiedad. El paisaje es una mezcla de flores, árboles y arbustos que ayudan a crear un ambiente sereno y pacífico.

Hay dos viviendas sobre la propiedad: uno para el encargado de cuidar el centro y otro para cuando visita Gurinder Singh o sus representantes. Gurinder Singh viene a América una vez cada tres años.

Eventos y reuniones
Miembros de la zona local usan el centro cada domingo. Pero fue construido principalmente para proporcionar un lugar donde tener reuniones regionales o nacionales. Los eventos más grandes se celebran aproximadamente dos veces al año, y atraen a gente de todo el país pudiendo durar hasta tres o cuatro días. Los eventos pueden atraer aproximadamente 1,200 a 1,400 personas. El número aumenta cuando Gurinder Singh está liderando las reuniones. Cuando Singh estuvo aquí el agosto pasado, aproximadamente 4,000 personas asistieron a las reuniones.

Antes de que abriese el centro en 1995, el grupo alquilaba sitios en estadios y coliseos. Los miembros locales viajaban a través del estado para reunirse en viviendas privadas o en hoteles para sus reuniones los domingos.

Recientemente durante una mañana de domingo, los miembros paseaban en las instalaciones o estaban tomaban té en la cocina esperando que comience la reunión. Cinco minutos antes de las 11, un hombre caminó hacia un micrófono y empezó a cantar shabds, poemas devocionales o canciones alabando a Dios. Algunos se cantan en Hindi-Punyabi, un idioma nativo de la India.

La reunión puntualmente comienza a las 11. Un empresario de Fayetteville, Rajan Shamdasani, un ciudadano de la India que lideró los esfuerzos para construir aquí el centro, es el orador. Es uno de los doce que hay aproximadamente, que rotan en esta responsabilidad.

Les dice a los miembros que van a sufrir las consecuencias de todo lo bueno o malo que hagan en este mundo. Durante el discurso hace referencia a Jesús, Mohammed y a la Biblia. Usa parábolas para ayudar transmitir el mensaje.

Ocasionalmente Shamdasani cuestiona, y anima a los miembros a reflexionar sobre cómo viven sus propias vidas. Algunos asienten con la cabeza conforme escuchan las palabras.

Las reuniones se parecen a los sermones predicados en los servicios religiosos más tradicionales. El orador habla durante unos 55 minutos. Antes de que acabe la reunión, los miembros escuchan una grabación de Charan Singh respondiendo a preguntas sobre el sendero. Luego, los miembros toman un almuerzo informal. Algunos trabajan en las instalaciones o pasean por la zona.

"En este sendero...nos reunimos con compañerismo y amor," dijo Shanti Natarajan, que vive en Charlotte. "Independientemente del lugar, que siempre existe".